Que se elimine el voto preferente en la Reforma Política

Carlos_Alberto_Baena_DiariodelhuilaAnte la necesidad de modificar el actual sistema electoral del País, diferentes sectores e instituciones se han pronunciado y manifestado la necesidad de que este tema se constituya como una prioridad en la agenda legislativa dentro de la discusión de la Reforma Política. Tanto la Misión de Observación Electoral, como la Presidente del Consejo Nacional Electoral y el Registrador Carlos Ariel Sanchez, han coincidido en pronunciarse frente a la urgencia de eliminar el sistema de voto preferente que actualmente genera rivalidad en las listas de candidatos para las diferentes corporaciones. diariodelhuila
Las listas abiertas o con voto preferente han generado serias dificultades a la hora de marcar los tarjetones y de contar los votos por parte de los jurados. La misma complejidad se ratificó en las Comisiones Escrutadoras instaladas posteriormente a las votaciones del 14 de marzo de 2010. Los colombianos tuvieron que esperar cerca de cuatro meses para conocer la composición final del Congreso de la República.

Este tipo de falencias muestra un sistema totalmente anacrónico que no se compadece de la realidad del País. Si existe la voluntad política para que esta reforma se dé y que dentro de ella quede estipulado que los Partidos Políticos participen de las contiendas electorales con listas cerradas, se evitaría la confusión del votante; se unificaría el criterio de los partidos, con el fin de plantear soluciones más contundentes y claras frente a la diversidad del acontecer nacional; se facilitaría el trabajo de las comisiones escrutadoras y se permitiría un proceso con mayor transparencia. En concordancia con ello, al interior de los partidos y movimientos se deben estipular mecanismos para la ordenación de la lista cerrada.

Colombia debe escoger el camino de suprimir el voto preferente, y trabajar todos los partidos políticos con listas cerradas. Países con condiciones similares al nuestro contienen sistemas políticos que no contemplan las dos modalidades, motivo que originará la discusión frente a la unificación de los criterios de votación en el Congreso.

Un país democrático debe permitir que los diferentes sectores políticos que compiten para alcanzar escaños o curules en las corporaciones, participen con la mismas opciones y garantías. Basta entender la desigualdad partidaria con un ejemplo: En las elecciones para el Concejo de Bogotá, el Polo Democrático Alternativo presentó una lista con voto preferente y obtuvo un total 356.759 votos, 252.755 por los 45 candidatos y 104.004 votos por el partido. Con este caudal electoral obtuvieron 11 curules, de las cuales los votos de las seis primeras suman 85.673 y el último candidato entró con 8.781 votos. El Partido Político MIRA fue el único que presentó lista cerrada y con 85.450 votos obtuvo tan sólo dos curules.

Para que esta propuesta de eliminar el voto preferente sea exitosa en un futuro no lejano, es necesario que sea discutida y aprobada dentro de los diferente tópicos de la Reforma Política, que por tratarse de una iniciativa de Acto Legislativo, conduciría a modificar el artículo 263-A de la Constitución Política y tendría como resultado que los partidos políticos que quieran participar en futuras contiendas electorales, deban hacerlo con listas cerradas. Esto fortalecerá en los ciudadanos la objetividad a la hora de decidir su voto, eligiendo una propuesta programática, y no de individualidades.

Comments

Tamaño de letra