"Proyecto de ley por 'constreñimiento religioso' es innecesario": Senador Baena

“Eso es estigmatizar a quienes asumen un oficio religioso porque, entre otras cosas, en el Código Penal ya está la estafa, que es un delito autónomo. No veo la necesidad del proyecto” señaló el Senador Carlos Alberto Baena frente a la iniciativa legislativa que cursa en el Congreso.

eltiempocom  “Eso es estigmatizar a quienes asumen un oficio religioso porque, entre otras cosas, en el Código Penal ya está la estafa, que es un delito autónomo. No veo la necesidad del proyecto” señaló el Senador Carlos Alberto Baena frente a la iniciativa legislativa que cursa en el Congreso.

Recibirían penas de hasta 12 años de prisión e incluso la extinción de dominio de sus bienes.
Una iniciativa legislativa que cursa en el Congreso y que busca evitar que colombianos incautos sean engañados por falsos pastores, curas o guías espirituales, propone aplicarles a estos últimos penas de hasta doce años, e incluso la extinción de dominio a sus bienes.
Así lo establece un proyecto de ley radicado en el Congreso por el representante liberal Pablo Salamanca, quien propone modificar el Código Penal para incluir el delito de “constreñimiento religioso”.
En principio, propone una pena de 4 a 8 años para quienes “utilizando una secta, culto o doctrina religiosa perturbe, afecten o deterioren la conducta de sus seguidores (…) y generándole adicción o servidumbre”.
La pena aumentaría, agrega el proyecto, de 6 a 12 años, cuando se “constriña a otro” a entregar “sus bienes muebles e inmuebles”, y acota que los responsables “serán objeto de extinción de dominio”.
Para sustentar su propuesta, Salamanca cita el escándalo alrededor del ex senador y pastor de la Iglesia Misionaria Bethesda, Jorge Enrique Gómez, quien fue denunciado a través de W Radio por un supuesto incumplimiento en el pago de 100 millones de pesos a una de sus fieles.
En el proyecto se relata cómo Gómez, “aprovechando su autoridad como líder espiritual, solicitó a la denunciante dinero en mutuo sin que a la fecha de la denuncia se le efectuara el pago de la obligación”.
La iniciativa de Salamanca no solo ha suscitado un debate en el Congreso, sino que también llegó a los estrados judiciales, toda vez que el pastor Gómez instauró una demanda en su contra ante la Corte Suprema, por injuria y calumnia.
Frente al proyecto, Salamanca asegura que es necesario crear el nuevo delito porque la estafa se infiere de una relación comercial, y no del tipo que se da en una iglesia.
“Una de las peores formas de manipulación y dominio del ser humano es aquella en la que se abusa de los conceptos, de lo principios”, acotó.
Representante Pablo Salamanca
El representante Pablo Salamanca señaló que en varias oportunidades fue contactado por el abogado del pastor Jorge Enrique Gómez, “un señor de apellido Flechas”, quien le solicitó que retirara el proyecto.
“Un abogado Flechas se metió una vez a la plenaria de la Cámara y me dijo: ‘doctor, he sabido que tiene un proyecto, soy vocero del doctor Enrique Gómez que fue senador y me dijo que lo demandara, y yo le dije que mejor hablaba con usted'”.
Según Salamanca, “hay una especie de amenaza para que yo retire el proyecto. Incluso hay un colega que también me insinuó que retirara el proyecto porque ‘iba a pisar muchos cayos'”.
Pastor Jorge Enrique Gómez
El ex senador Jorge Enrique Gómez aseguró que “no tiene deudas pendientes”, y remitió a su abogado Gerardo Flechas.
“El pastor Gómez ya no está obligado a pagar esa deuda porque, acudiendo a la figura de la novación, la señora aceptó que su nuevo deudor fuera el señor Gerardo Aristizábal. La novación ocurre cuando tres se ponen de acuerdo y se sustituye un deudor por otro”, dijo Flechas, quien, aunque aceptó que abordó al representante Salamanca, negó que le haya pedido que retirara el proyecto.
“En su sabiduría el Congreso lo estudiará. Lo que no me parece es que se personalice y se sustente sobre hechos falsos”, concluyó Flechas.
Las opiniones
Monseñor Fabián Marulanda
Ex secretario de la Conferencia Episcopal 
“Hay que tomar medidas serias. Al lado de las iglesias serías prolifera un mercado religioso que no pretende evangelizar sino acudir a la ignorancia, la necesidad o la pobreza para engañar a la gente”.
Édgar Espíndola
Senador y pastor evangélico 
“El proyecto viola las libertades individuales que consagra la Constitución. El primero en ir a la cárcel sería Jesucristo, porque sacó de su ambiente social y económico a los discípulos”.
Carlos Baena
Senador del Mira 
“Eso es estigmatizar a quienes asumen un oficio religioso porque, entre otras cosas, en el Código Penal ya está la estafa, que es un delito autónomo. No veo la necesidad del proyecto”.
NELSON ENRIQUE PARRA
REDACCIÓN POLÍTICA
EL TIEMPO.

Comments

Tamaño de letra