Colgado TransMilenio en la Séptima; obras no arrancarán en enero

crr_septima_bogota.jpgLa carrera Séptima presenta hoy graves problemas de contaminación por los miles de buses que pasan por esa y de congestión vial.

eltiempocom.jpg

 

La troncal por la emblemática vía debía arrancar en este mes, pero no será posible porque aún no están listos los diseños definitivos.

 

Voceros de la Alcaldía aseguran que ‘La obra estará en el 2011’.

A los aprietos que enfrenta hoy la Alcaldía de Bogotá por la demora en la construcción de TransMilenio en la calle 26 -y que la tiene al borde de un pleito jurídico con el reconocido grupo empresarial Nule- se suma ahora un nuevo problema no menos grave.

Los trabajos de TransMilenio por la carrera Séptima no arrancarán en enero, tal como lo había anunciado el alcalde Samuel Moreno el 9 de octubre del año pasado.

Aunque durante toda la semana se guardó hermetismo sobre este tema en el Palacio Liévano, EL TIEMPO logró establecer con diversas fuentes oficiales que en estos momentos no se cuenta aún con los diseños definitivos de la obra.

Sin dineros disponibles

Además, el Distrito tampoco ha definido qué mecanismo va a utilizar para construir TransMilenio en la Séptima: se debate entre una licitación pública -que alargaría el cronograma- o adicionar 110 mil millones de pesos a una de las firmas que hace TransMilenio por la Décima, para que asuma la obra en la emblemática vía.

Igualmente -según las fuentes consultadas que pidieron la reserva- el Distrito no tiene todavía en su presupuesto los dineros que va a usar para poner a rodar los buses rojos, entre las calles 31 y 100.

Se sabe que los 110 mil millones de pesos saldrían de recursos propios, concretamente de una deuda que tiene el Acueducto con el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU). Aunque ya se acordó dicha transacción, los dineros aún no están disponibles.

La construcción de la troncal de TransMilenio por la Séptima fue contemplada por el ex alcalde Luis Eduardo Garzón, quien tuvo en sus manos los diseños, que costaron 9 mil millones de pesos.

‘Diseños, listos en tres meses’

No obstante, antes de dejar su gobierno en el 2007, Garzón no contrató la obra -que valía casi 800 mil millones de pesos -y la dejó en manos de su sucesor, Samuel Moreno, quien en campaña se había mostrado en contra de ese sistema por la Séptima. Finalmente en octubre del 2009, tras las recomendaciones de los consultores españoles de Sener-Transporte Metropolitano de Barcelona, Moreno decidió jugársela por una ‘versión ligera’ de TransMilenio por la Séptima, que movilizaría unos 333.000 pasajeros diarios a partir de febrero del 2011.

Los técnicos recortaron su recorrido hasta la calle 100 -inicialmente iba hasta la 170- y optaron por una troncal que, de entrada, no incluye puentes, andenes peatonales ni mobiliario urbano y tiene estaciones más angostas.

De la calle 100 a la 190 se decidieron buses padrones y rutas alimentadoras, que funcionarían en un esquema diferente al tradicional de TM.

Los atrasos en la llamada fase III de TransMilenio -demoras en la 26 y atrasos en el cronograma inicial de la Séptima- podría desajustar los planes del Distrito de poner a rodar el Sistema Integrado de Transporte Público, apuesta crucial en las políticas del alcalde Moreno.

Se trata de un ‘ajedrez’ que demanda que todas las fichas estén listas a tiempo para lograr así, en octubre del 2011, la prometida integración de buses, busetas y colectivos con las troncales de TransMilenio en toda la ciudad.

En ese punto radica la preocupación del Distrito, donde incluso se ha pensado en la posibilidad de trabajar las 24 horas en las obras para cumplir los plazos.

Consuelo Zapata, líder de Corposéptima, la asociación de vecinos que más seguimiento hace al futuro de la vía, habló de la demora. "Los diseños definitivos no se han logrado presentar y deben estar resolviéndose en unos dos o tres meses, según lo que me han informado", reveló Zapata.

Es decir que la construcción podría arrancar después de marzo, según la líder cívica. A eso hay que sumarle que, antes de poner las excavadoras en operación, existe una etapa de preconstrucción y el Distrito debe diseñar el famoso plan para desviar el tráfico en la Séptima, debido a los trabajos.

EL TIEMPO consultó a una alta fuente de la Alcaldía sobre el tema y respondió que se iban a abstener de hablar del asunto por ahora y ratificó el compromiso del Distrito de entregar la obra en el 2011.

No obstante, el atraso en el arranque provocó varias reacciones. El contralor distrital, Miguel Ángel Moralesrussi, invitó al Alcalde a tener más prudencia a la hora de revelar las fechas de sus proyectos.

Por su parte, el concejal Carlos Galán, de Cambio Radical, señaló: "Siento que el anuncio fue sólo para tranquilizar a la ciudad, pues ni siquiera tenemos los diseños. Moreno va a tener problemas para entregar las obras".

La concejal Ángela Benedetti, del partido Liberal, sostuvo incluso que en el Distrito no es claro cuánto valdrá la troncal. "El Alcalde enfrenta un reto: no puede irse sin por lo menos dejar operando la fase III de TM", agregó Benedetti.

El viernes, el representante David Luna informó que tiene en sus manos un documento del IDU.

"Me dan a entender que los buses tendrían problemas para mover toda la demanda de pasajeros", anticipó Luna.

Por esa razón, pidió volver a la troncal original, aquella que se diseñó en el gobierno de Lucho Garzón, pero que él decidió no contratar.

‘Atraso en la calle 26 es de casi el 50%’

Los atrasos en la troncal de TransMilenio por la calle 26 son más graves de lo que se esperaba. Según un documento de la Contraloría Distrital, conocido por EL TIEMPO, la Unión Temporal Transvial -contratista del 70 por ciento de la obra- registra un atraso "de cerca del 50 por ciento".

Dicho consorcio -del que forma parte el grupo Nule- tiene a su cargo dos tramos, incluyendo el puente deprimido del Concejo.

Según la Contraloría, ellos debían entregar sus trabajos en agosto de este año, para que los buses rojos rodaran en diciembre por la 26.

Ahora -de acuerdo al organismo de control- el contratista le hizo una solicitud al IDU,el pasado 15 de diciembre, para ampliar su contrato hasta diciembre del 2011.

"Es decir que la obra se estaría terminando 16 meses después de lo previsto inicialmente en el contrato", advierte el oficio de la Contraloría.

Con estos atrasos, surgen inquietudes. ¿Se ampliará el Pico y Placa de todo el día, decretado por la cantidad de obras? ¿Qué pasará con el cronograma del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), que establecía que en febrero del 2011 rodaba la integración de los articulados de TransMilenio por la 26 con los buses de Engativá y Fontibón? ¿Con los atrasos de la 26 y la Séptima, sigue el Distrito en el propósito de adjudicar todas las 13 zonas del SITP en el próximo mes de junio?

Preguntas sin respuestas porque, hasta ahora, ni el secretario de Movilidad, Fernando Álvarez, ni la directora del IDU, Liliana Pardo, se han pronunciado sobre el tema.

El partido Mira le hizo una solicitud al Alcalde. "Debe ser sincero y decir que las obras se van a demorar y explicar los problemas", dijo Carlos Guevara, concejal de ese movimiento.

YESID LANCHEROS
REDACTOR DE EL TIEMPO
yeslan@eltiempo.com.co
 

Comments

/ In Bogotá / By / Comentarios desactivados en Colgado TransMilenio en la Séptima; obras no arrancarán en enero
Tamaño de letra